Localizada al pie del imponente Cerro Champaqui de 2790m de altura, sobre la ladera oeste de las sierras grandes, se encuentra San Javier y Yacanto, una tranquila población de caminos de tierra y casonas del siglo XIX. Brindando la sensación que el tiempo se ha detenido, para que cada habitante pueda volver a sus origenes.

  • Principio siglo XVI

    A principios del siglo XVI la Estancia de Yacanto le fue otrogada a Don Miguel Maldonado por el gobernador de San Luis. Luego tomó posesión de ella Don José de Quevedo por el fallecimiento de su anterior dueño.

  • Siglo XVII

    Las tierras quedan nuevamente sin dueño, lo que dio lugar a asu división en dos partes, una de ellas en el casco de la vieja propiedad. Al norte se formó la Estancia de San Xavier.

  • Año 1717

    El Capitán Cristobal Barbosa, adquiere en un remate publico la hacienda y Estancia de Yacanto, la cual estaba separada de la Estancia de San Xavier por una cruz emplazada en el cauce de un arroyo seco llamado El Molle. Al norte se establece su primo Don Juan Luis Arias y Cabrera.

  • Año 1770

    Juan Esteban Arias heredó de su padre Juan Luis Arias y Cabrera la estancia de San Javier en la que introdujo importantes mejoras entre 1770 y 1790.

  • Fines Siglo XIX

    Con la llegada del ferrocarril a la ciudad de Villa Dolores, las autoridades inglesas, dueños del ferrocarril Pacífico, adquirieron el antiguo molino harinero ubicado en Yacanto, como lugar de descanso, el que fue remodelado, ampliado y luego habilitado como Hotel. Hoy conocido como Hotel Yacanto.

  • Siglo XX

    La localidad empieza su crecimiento hasta llegar a la nuestros días donde se ha convertido en un destino de belleza, tranquilidad y encanto dentro del Valle de Traslasierra.